Salud mental: más allá de la ausencia de enfermedad

Salud mental: más allá de la ausencia de enfermedad

Por lo general, se asocia la salud mental a la ausencia de enfermedades mentales, pero, ¿hasta qué punto esto es cierto? ¿Realmente el no tener un trastorno es sinónimo de sentirnos bien?

En este artículo te contaremos un poco más sobre qué es realmente la salud mental y su importancia. 

¿Qué es la salud mental?

Según la OMS, la salud es “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Así, la salud mental es un estado de plenitud, en el que el individuo reconoce sus habilidades, puede lidiar con el estrés de la vida diaria, puede trabajar productivamente y contribuir a su comunidad.

Es importante darse cuenta de que la salud mental es una parte esencial de la salud. Por ello, así como le damos importancia a la salud física, también deberíamos hacerlo con nuestra mente.

Entonces, no solo se tiene salud mental cuando no tenemos trastornos mentales o dificultades, sino cuando nos acercamos al bienestar.

¿Cómo factores influyen?

Existen distintos  factores que pueden influir, te presentamos algunos de ellos:

  • Genéticos: Si bien los factores genéticos no son los únicos causantes de los problemas de salud mental, en algunos casos tienen una fuerte influencia. Por ejemplo, la esquizofrenia, la bipolaridad y el autismo tienen un fuerte componente genético.
  • Primeros años de vida: Las condiciones adversas en etapas tempranas de la vida se relacionan con un riesgo más alto de desarrollar trastornos psicológicos. Experiencias como abuso o negligencia pueden tener un fuerte impacto en la salud mental futura.
  • Ambientales: Factores como la contaminación del aire, condiciones de clima extremos y condiciones laborales hostiles, pueden afectar nuestro bienestar.
  • Socioeconómicos: Se ha visto que las personas que pertenecen a un nivel socioeconómico menor tienen mayor riesgo de presentar depresión. Se piensa que esto es porque tienen mayores probabilidades de pasar por experiencias económicas, sociales y ambientales difíciles a lo largo de sus vidas, y tienen menor acceso para obtener apoyo.
  • Estilo de vida: A veces subestimamos el efecto que los hábitos de sueño, alimentación y actividad física pueden hacer por nosotros. Otros aspectos del estilo de vida influyentes son el tiempo pasado en la naturaleza, cómo son nuestras relaciones, cómo manejamos el estrés, y las prácticas espirituales. Estos pueden tener un gran impacto en nuestro bienestar y usualmente son actividades que están en nuestro control.

¿Cómo preservar tu salud mental?

Hoy en día la pandemia y el aislamiento social, han originado factores de riesgo para la salud mental. Por lo tanto, a pesar de no tener en el momento un problema diagnosticado, igual es importante cuidarse y prevenir.

Una buena forma de preservar nuestro bienestar es tomando terapia en línea, permitiéndole a un psicólogo que te oriente y ayude a desarrollar las estrategias necesarias para sentirnos bien y disfrutar de nuestra vida.

Referencias:

  1. OMS. (2014). Social determinants of Mental Health. Recuperado de: https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/112828/9789241506809_eng.pdf;jsessionid=E89A0F79C1E6C9666E906778928D1300?sequence=1
  2. OMS. (2018). Mental health: strengthening our response. Recuperado de https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/mental-health-strengthening-our-response#:~:text=The%20WHO%20constitution%20states%3A%20%22Health,of%20mental%20disorders%20or%20disabilities.
  3. Walsh, R. (2011). Lifestyle and Mental Health. American Psychological Association, 66(7), 579 –592.
¡Haz clic para calificar este artículo!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *