4 tipos de relaciones tóxicas que debes conocer

como superar una crisis de pareja
0Shares

En primer lugar, hay que definir qué son las relaciones tóxicas.

Las relaciones tóxicas son más comunes de lo que se piensa.

Solo en España, un estudio del Ministerio de Sanidad estableció que cuatro de cada diez chicas de entre dieciséis y veinticuatro años han sufrido violencia de control de alguna expareja y, una de cada cinco, de la pareja actual.

Así mismo, un estudio en México arrojó como resultado que el 40% de los jóvenes sufre violencia emocional debido a relaciones tóxicas.

De ese 40%, el 7% sufre violencia física a causa de relaciones tóxicas.

Conocer qué es una relación tóxica, te permitirá identificarlas con mayor facilidad.

Se considera como tóxica una relación que no origina beneficios, felicidad ni bienestar.

A medida que se avanza en una relación tóxica, la esperanza de mejores condiciones de relación se va perdiendo.

Una relación tóxica atenta en contra del desarrollo personal.

Tampoco permite el crecimiento de la relación, sino que apunta al estancamiento.

Cuando una relación es tóxica, la felicidad queda en segundo plano.

Como consecuencia se generan emociones y sentimientos negativos

También se produce desgaste emocional en uno o en ambos miembros de la relación, se afectan las relaciones familiares, sociales, laborales, y todo tipo de interacción con otras personas.

Si no hay una buena comunicación, es síntoma de una relación tóxica.

En el caso de sufrir una relación tóxica, la ayuda de un  psicólogo en línea o convencional, te será de ayuda para superar la relación y cortarla.

A continuación, te presentamos los cuatro tipos de relaciones tóxicas:

Relaciones fundamentadas en el chantaje emocional

A veces el chantaje emocional no es tan fácil de identificar.

Generalmente la persona víctima de este tipo de relación, desconoce el término.

En este tipo de relaciones, la víctima cede constantemente a las decisiones de la otra persona, porque es controlada y manipulada.

El chantaje emocional busca generar sentimiento de culpa.

Es así como la víctima cede para evitar la culpa.

Si en tu relación cedes constantemente por temor a tal sentimiento, estás en una relación tóxica.

De igual forma, en este tipo de relación tóxica, el cariño se entrega a cambio de ceder el control al chantajista.

Relaciones fundamentadas en el miedo

Esta es otra forma de relación tóxica, puede ser una de las más riesgosas.

Se establece el miedo en la víctima por medio de la agresividad física o emocional.

Como consecuencia, la víctima es afectada en todos los niveles.

Una persona víctima de una relación tóxica basada en el miedo, puede padecer emociones negativas como el odio y el rencor.

Las relaciones tóxicas fundamentadas en el miedo, causan opresión, baja autoestima, confusión, sentimientos de inferioridad, entre otras consecuencias.

El miedo es la principal causa que mantiene a una persona en este tipo de relación.

Las autoridades judiciales están en capacidad de intervenir en estos casos, pero por lo general las víctimas guardan silencio.

Relaciones tóxicas de poder

Cuando una persona, en una relación de amistad, familiar o amorosa, toma el papel de jefe o jefa de la relación, es indicio de toxicidad.

Las relaciones de poder son dañinas también.

Establecer jerarquías sin justificación, es otra forma de opresión.

Este tipo de relaciones genera humillaciones.

Atentar contra la capacidad de decisión y la autonomía de otras personas, es una forma incorrecta de relacionarse.

Al principio una persona víctima de una relación de poder no se hace consciente de su posición, pero poco a poco se va haciendo evidente.

Obedecer a otra persona para conservar la relación, es un indicio de toxicidad, y por lo tanto de que se necesita ayuda.

Relaciones tóxicas basadas en mentiras

Hay personas que establecen relaciones en base a la mentira y el engaño, esto por necesidad de obtener cariño.

Puede decirse que la víctima de esta relación sufre las mentiras, pero la persona que miente y engaña refleja su carencia.

Es una relación tóxica debido al engaño.

Por lo general se ofrece amor, detalles, y lazos afectivos para mantener la relación.

Mientras la persona que miente recibe lo que cree necesitar, la relación se mantiene.

Pero cuando la persona pierde el interés, no le importa abandonar la relación, lo que produce más daño a la víctima.

Por eso, es un tipo de relación tóxica ante la cual se debe estar alerta.

Si identificas las mentiras en una relación, busca ayuda para cobrar valor y abandonar tal relación tóxica.

Estos son los tipos de relaciones tóxicas de los que debes cuidarte.

Si identificas uno de estos tipos de relación tóxica, pide ayuda profesional.

Puedes contar con un psicólogo online o uno convencional, para recibir orientación que te permita dar los pasos para superar la relación tóxica.

Comparte este artículo para que otros puedan estar alerta, y evitar las relaciones tóxicas.

 

0Shares

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *