Migración: retos y desafíos emocionales

Migración: retos y desafíos emocionales
0Shares

Migrar nunca es una decisión fácil. Sin importar cuáles sean las variables que originan la decisión de migrar, es inevitable enfrentar retos y desafíos emocionales densos.

Por esta razón es importante contar con la asesoría o terapia de un psicólogo que pueda guiarte a aceptar la inminente decisión y prepararte para el proceso.

Es importante que puedas prepararte psicológica y emocionalmente, de esa forma podrás asumir mejor el proceso de migración e integrarte con más efectividad.

La integración dependerá de tu fortaleza al asumir los retos y desafíos emocionales del cambio de contexto.

En tal sentido, un psicólogo online puede ser de mucha ayuda, considerando que puede acompañarte tanto en el proceso de preparación como de integración.

Recuerda que las terapias online no tienen como condicionamiento la visita a un consultorio, por lo tanto podrás contar con tu psicólogo a distancia, estés donde estés.

A continuación te presentamos cuáles son los retos y desafíos emocionales tanto al momento de asumir la realidad que implica emigrar, como al llegar e instalarte en tu destino.

Retos y desafíos emocionales ante la decisión de migrar

En el momento en que se toma la decisión de migrar, debido a las distintas causas que puedan originar tal decisión, se enfrenta una serie de emociones que hay que saber gestionar.

En este caso los retos y desafíos emocionales son:

  • Duelo
  • Identidad
  • Sentimiento de fracaso
  • Inseguridad

En cuanto al duelo se trata de un proceso de adaptación emocional que ocurre frente a un tipo de pérdida.

En este caso, la realidad implicada en la migración incluye la separación de seres queridos, y si bien es cierto que la tecnología facilita la comunicación, también es cierto que a veces no estamos preparados para una despedida.

Debes asumir la realidad, saber que habrá distancia, y no ignorar la separación. Despídete apropiadamente de tus seres queridos y vivirás un cierre adecuado para seguir adelante.

Por otra parte, la crisis de identidad ocurre porque asumimos que nuestra identidad está ligada a las personas con las que compartimos nuestra vida.

Por lo tanto, emigrar se siente como soltar una parte de nuestra identidad. Sin embargo, no debe considerarse de esa forma.

Hay que tener en cuenta que quienes nos rodean y son parte de nuestra historia, son eso: parte de nuestra historia más no elementos de nuestra identidad.

Cuando lo ves de esa forma, te preparar para enfrentar este reto o desafío emocional.

El sentimiento de fracaso puede llegar a invadirnos ante la situación de migración.

Sucede que de repente asociamos la partida con una derrota. Sin embargo, tampoco lo es así.

Migrar puede asumirse como una victoria, como el comienzo de un nuevo ciclo, que te llevará a nuevas experiencias.

En último lugar, en relación a la inseguridad por lo desconocido que puede invadirnos antes de la partida, debes mirar el cambio de contexto como la oportunidad de conocer algo nuevo.

Desarrolla la fortaleza para saber y sentir que podrás integrarte en tu nuevo destino. Por medio de terapias y asesorías con un psicólogo puedes lograr vencer todos estos retos y desafíos emocionales.

Retos y desafíos emocionales al llegar al destino

Si bien es cierto que los retos y desafíos emocionales antes de la partida son bastante difíciles, puede decirse que si no se cuenta con la asesoría ideal los que se enfrentan al llegar al destino son más grandes.

Entre tales retos y desafíos emocionales están:

  • Cambio de identidad
  • Nostalgia
  • Sentimiento de soledad
  • Desengaño
  • Frustración

A diferencia de la crisis de identidad, el cambio es un reto que lejos de hacernos sentir inseguros puede llevarnos a repensar quiénes somos.

Si no se maneja correctamente este cambio de identidad, podría generar insatisfacción y comportamientos dañinos para nosotros mismos.

Así que lo mejor es que al llegar al destino, al migrar, sigas contando con terapias y/o sesiones con un psicólogo que pueda orientarte.

Otro de esos grandes retos y desafíos es la nostalgia. La persona que migra se expone a vivir en dos mundos, el que dejó atrás y el nuevo al cual intenta integrarse.

Hay que aprender a ver lo positivo del hecho de ser migrantes, y lograr un equilibrio para una integración más sana y eficaz.

De igual forma suele haber un enfrentamiento contra los sentimientos de soledad, para lo que debemos estar preparados.

Es necesario desarrollar habilidades sociales, para hacer nuevas amistades sin ser víctimas de la presión social u otras formas de presiones que podrían llevarnos a perder la identidad en busca de aprobación.

El desengaño es otro de los retos y desafíos emocionales. Ten en cuenta que emigrar es un proceso de continua adaptación.

Así que no asimiles la nueva realidad como un desengaño, sino como un descubrimiento.

Por último, necesitas saber que debes enfrentar la frustración. Una emoción que se presentará con frecuencia, pero que puedes vencer hasta hacerla desaparecer por completo.

Ten en cuenta que integrarte en el nuevo país puede ser un proceso de largo plazo, así que no te frustres en el trayecto. Aprende a tomar las cosas con calma y vivir el día a día.

Conclusión

Como puedes ver, migrar no es un proceso fácil. Si estás asimilando la decisión de migrar, quizás ya lo sabes, o si estás en el proceso de integración en un país nuevo para ti.

Es por ello que no podemos dejar de recomendarte que sin importar dónde estés o hacia dónde migrarás, te pongas en contacto con un psicólogo online que pueda orientarte.

Aprovecha la oportunidad que nos brinda internet, y rompe la barrera de la distancia para tener una mejor preparación emocional para vivir el proceso de migrar.

Te invitamos a compartir este artículo, seguro algún amigo o amiga que esté por partir de su país te lo agradecerá.

0Shares

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *