¿Por qué no soy feliz con nada? Tips para mejorar tu vida

mujer reclinada en un sillón pensando

El deseo de ser felices es algo que todas las personas compartimos. Es una meta universal, una incluso más buscada que otras metas, como el dinero, bienes, etc. El problema es que a pesar de querer obtenerla no sabemos cómo hacerlo, e incluso a veces realizamos acciones que perjudican nuestra felicidad. 

Suena contradictorio, ¿cierto? Porque nadie busca de manera consciente el dolor o el sufrimiento. Sin embargo, a veces nos encontramos con que no somos felices a pesar de lo que podamos tener o hacer, cosas que quizás pensábamos nos acercarían a la felicidad. Nos preguntamos ¿por qué no soy feliz con mi vida? ¿por qué no soy feliz con lo que tengo? o ¿por qué no puedo ser feliz?

La buena noticia es que hay solución para esto, hay distintas acciones que se pueden realizar para incrementar nuestro nivel de felicidad y hoy te ayudaremos con eso. En este artículo te brindaremos algunos consejos sobre lo que la ciencia dice sobre la felicidad. El primer paso es entender este concepto.

¿Qué es la felicidad?

La felicidad es un concepto complejo de definir, uno que los filósofos y psicólogos han buscado definir por años. Algunos hablan de la felicidad como el  experimentar placer y alegría. Es decir, consideran que las experiencias de disfrute como por ejemplo comer algo que nos gusta o pasar un día en la playa, van a incrementar nuestros niveles de felicidad. 

Por otro lado, otros autores hablan de la felicidad como el vivir una vida que tenga sentido y con la que estemos satisfechos. Es decir, no se limita a un estado de ánimo positivo momentáneo, sino a hacer cosas que tengan valor para nosotros y nos lleven a construir la vida que queremos tener, así en el momento no se sienta placentero.

También hay autores que combinan estas visiones. Es decir, consideran que la felicidad es un balance entre el placer momentáneo y la búsqueda de nuestras metas a largo plazo. En este artículo nos centraremos en esta visión para poder brindar recomendaciones para incrementar los niveles de felicidad.

¿De qué depende (y de qué no) la felicidad?

Comenzaremos por las cosas de las cuales no depende la felicidad. 

Buscamos la felicidad en lo externo 

En muchas ocasiones, y porque así nos lo han enseñado, pensamos que la felicidad viene de lo externo. Pensamos que seremos felices cuando tengamos más éxito, más dinero, una pareja, otro trabajo, etc. 

Y esto no es así. Si bien el tener éxito, dinero y amor son experiencias positivas y que contribuyen a nuestro bienestar, no lo determinan. Incluso, las investigaciones demuestran que, en el caso del dinero, el tener más dinero (una vez que las necesidades básicas estén cubiertas) no nos hará más felices.

Buscamos la felicidad en lo momentáneo

Por otro lado, también buscamos la felicidad en lo momentáneo. La buscamos en aquello que nos genera un estado de ánimo positivo. Por ejemplo, comer algo rico, ver una película o comprarnos algo que nos gusta. 

Tendemos a este tipo de búsqueda porque nuestro cerebro está configurado para apreciar el placer inmediato. Y no está mal, evidentemente, son experiencias que se sienten bien. Además, en cierta parte sí contribuyen a una vida feliz, ya que es necesario tener experiencias de placer y disfrute. Sin embargo, no nos prometen felicidad en el largo plazo.

Desafortunadamente, no podemos construir una vida feliz solo teniendo experiencias de placer. Incluso, estas a veces pueden interferir con esa búsqueda de metas valiosas a largo plazo. 

Entonces… ¿de qué depende la felicidad?

Las investigaciones dicen que la felicidad depende de tres aspectos. Dicen que el 50% de esta depende de nuestros genes, el 10% de nuestras circunstancias de vida y el 40% de nuestras actividades diarias. Si bien esta teoría simplifica estos componentes, nos da un mensaje muy valioso, hay una parte de nuestra felicidad que está dentro de nuestro control.

Entonces, efectivamente hay ciertas cosas que podemos hacer para incrementar nuestros niveles de felicidad. A pesar de ser un concepto complejo, la ciencia ha explorado algunas piezas clave de cómo acercarnos a ella, por ejemplo qué tipo de actividades nos pueden ayudar. En este artículo te contaremos sobre ellas.

La felicidad como resultado del esfuerzo

Un concepto que consideramos muy importante es el de trabajar hacia la felicidad. Como mencionamos, pasa que esperamos que la felicidad llegue por sí sola, de manera fácil, o que llegue a partir de algo externo, pero no funciona así. 

Y ¿cómo trabajo hacia mi felicidad? Pues, trabajamos hacia ella cuando hacemos aquello que nos ayuda a cuidar nuestra salud mental, cuando definimos y trabajamos hacia nuestra metas, cuando construimos una vida con propósito, cuando apreciamos lo que tenemos, etc. 

Entonces, podemos decir que la felicidad se trabaja a partir de nuestras acciones diarias, y un componente clave en este proceso es la disciplina.

Esto puede sonar contradictorio, ya que se asocia la disciplina a algo poco placentero, a hacer actividades por obligación. Sin embargo, la disciplina es aquello que nos permite construir la felicidad en el largo plazo. Nos ayuda a limitar las actividades de placer inmediato y conectar con el esfuerzo hacia las metas que le dan valor a nuestra vida.

¿Qué puedo hacer para ser más feliz?

A continuación, te explicaremos algunas actividades que según la ciencia contribuyen a nuestra felicidad.

Conexión social

Los seres humanos somos seres extremadamente sociales, es decir, no podemos vivir sin interacción. Por ello, las demás personas tienen un rol muy importante en nuestra felicidad.

Se ha visto que el tener relaciones cercanas (con una pareja, amistades, familia) es un factor muy importante que contribuya a nuestra felicidad. Las personas con relaciones cercanas tienden a ser más felices y tienen mayor salud física y mental que las personas con menor conexión.

Actividades de disfrute

Como se mencionó, las actividades de disfrute sí pueden influir en nuestra felicidad. No la determinan, pero en sí, el llenar nuestra vida de experiencias positivas nos va a ayudar a sentirnos de mejor manera en el largo plazo. La idea es que no interfieran con nuestra búsqueda de metas a futuro.

Así que trata de incluir estas actividades que tanto te gustan en tu día a día. Lo que eso signifique para ti, puede ser ver a tus amigos, tomar ese café que tanto te gusta, darte un espacio para cocinar, ir a hacer deporte, etc.

Hábitos saludables

El cumplir con las actividades básicas de autocuidado puede ayudarnos a incrementar nuestros niveles de felicidad. Por ejemplo, dormir bien, hacer ejercicio y practicar técnicas de manejo del estrés nos pueden ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo en el día a día.

Asimismo, nos pueden ayudar a sentirnos satisfechos en el largo plazo con la vida que vivimos. Una vida en la que cuidamos nuestro cuerpo físico y también nuestra salud mental. 

Gratitud

El expresar gratitud le enseña al cerebro a enfocarse en los aspectos de nuestras vidas que son positivos, en lugar de enfocarse en los aspectos que no nos gustan. Incluso, se ha visto que esto ayuda a disminuir los síntomas depresivos.

Prueba practicarla escribiendo al final del día 3 cosas por las cuales agradezcas y por qué sucedieron. Por ejemplo “estoy agradecida de haber hablado con mi amiga porque ella me llamó”. No importa cuán pequeño sea lo que haya sucedido, anótalo y comprueba los beneficios tú mismo.

Ayudar a los demás

Al enfocar nuestros esfuerzos y energía en ayudar a los demás activamos nuestro sistema de recompensa. Es decir, nos sentimos bien por hacer que la otra persona se sienta bien.

Trata de realizar pequeños actos de amabilidad y ayuda a otros en tu día a día. Puede ser, por ejemplo: decirle algo bonito a alguien, prepararle una comida rica a un ser querido, o ayudar a alguien que lo pueda necesitar.

Las investigaciones confirman que el realizar acciones de amabilidad, por más pequeñas que sean, incrementan los niveles de felicidad y disminuyen los niveles de depresión y ansiedad. Compruébalo tú mismo.

Saborear el momento presente

Muchas veces dejamos que los momentos bonitos pasen sin saborearlos. Solo notamos que son agradables y los dejamos pasar. Para saborear el momento presente hay que tratar de realmente prestar atención y conectar con las sensaciones que se den en estas experiencias agradables. Para ponerlo en práctica siente, conecta y disfruta lo que estés viviendo.

Desde experiencias como recibir un regalo, ver un paisaje bonito o reírnos de un chiste. Al saborear podemos hacer que esta emoción positiva se prolongue y así mantengamos este estado de ánimo positivo.

Poner en práctica

Recuerda que la felicidad no se construye con teoría. No se construye aprendiendo consejos sobre la felicidad. Sino, se aprende en la práctica.

Proponte hacer algunos cambios para incluir estas actividades en tu día a día. Trata de comenzar de a pocos y ser amable contigo mismo en este proceso. Con el tiempo tú mismo notarás los grandes beneficios que te traerá.

Buscar ayuda psicológica

Algo importante a recalcar es que estos consejos pueden ayudar muchísimo, pero no reemplazan la ayuda de un psicólogo. Si sientes que a pesar de los esfuerzos no ves mejoras, o realmente no estás pasando un buen momento, lo mejor sería hablar con un psicólogo para poder obtener un espacio profesional y de ayuda individualizada.

Además, un psicólogo te puede ayudar mucho en la búsqueda de la felicidad. Puede ayudarte a reflexionar sobre qué es una vida con sentido para ti, qué te traerá bienestar a largo plazo y de esta forma, te ayudará a definir las metas a seguir. Recuerda, siempre es una buena idea buscar ayuda para construir la vida que realmente quieres tener.

Referencias

  1. Craig, H. (2021). The Psychology, Theory, and Science of Happiness. Recuperado de: https://positivepsychology.com/psychology-of-happiness/ 
  2. Denisco, A. (2020). How to be happy, according to science. Recuperado de: https://www.cnet.com/news/how-to-be-happy-according-to-science/ 
  3. NHS. (2019). How to be happier. Recuperado de: https://www.nhs.uk/mental-health/self-help/tips-and-support/how-to-be-happier/ 
  4. Psychology Today. (2021). The Science of Happiness. Recuperado de: https://www.psychologytoday.com/us/basics/happiness/the-science-happiness 
¡Haz clic para calificar este artículo!
(Votos: 5 Promedio: 3.4)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *