Timidez: síntomas, causas y tratamiento

timidez psicólogo online
0Shares

La timidez puede llegar a ser un rasgo de la personalidad con consecuencias graves.

Muchas personas no son conscientes de la timidez, y no identifican los síntomas.

Hay quienes se obligan a no ser tímidos, y esto los lleva a conductas que amenazan su salud física y mental.

Estadísticas compiladas por el Instituto Norteamericano de Salud Mental, establecen que el 13% de la población mundial sufre de timidez.

Tales estadísticas aseguran que la timidez solo es superada por el alcoholismo y la depresión.

Por eso es importante que continúes leyendo, que comprendas cuáles son sus síntomas, causa y tratamiento.

Si identificas síntomas de timidez, te aconsejamos buscar ayuda psicológica profesional.

Un psicólogo en línea puede ayudarte con terapias efectivas para superar la timidez.

Los síntomas de la timidez

La timidez puede presentar diversos síntomas, estos se clasifican en síntomas físicos, conductuales y cognitivos.

Es importante conocerlos y al identificarlos buscar ayuda profesional para un acertado tratamiento.

Entre los síntomas físicos está la taquicardia, el rubor facial, la sudoración excesiva, tensión muscular, malestar gastrointestinal e incluso temblor de voz y manos.

No siempre se presentan todos estos síntomas físicos.

Pero cuando la timidez o ansiedad social es muy grave, pueden presentarse todos.

En cuanto a los síntomas conductuales se dan una serie de comportamientos, como la evitación de situaciones sociales.

Incluso, hay quienes huyen de eventos sociales.

Esta conducta es originada por la creencia de que se es objeto de burla o se puede hacer el ridículo.

Otro síntoma conductual, no muy detectable, es dejar que otras personas hablen más.

Pero hay otros que son completamente visibles y que pueden generar complicaciones.

Tal es el caso del consumo excesivo de alcohol para desinhibirse.

En relación a los síntomas cognitivos, estos son los que se dan en la mente, pensamientos, sistema de creencias.

Es así como una persona que sufre de timidez puede tener pensamientos y creencias negativas totalmente negativas acerca de sí mismo.

También suelen obsesionarse con sus propias conductas, bajo la creencia de que pueden originar consecuencias muy graves y vergonzosas.

De igual forma presentan dificultad para la concentración y conversación.

Causas de la timidez

En cuanto a las causas, estas se pueden agrupar en cuatro principales, que son la herencia genética, conducta aprendida, malas experiencias y problemas de autoestima.

La herencia genética es determinante en muchos casos de timidez.

Hay investigaciones que han establecido que la timidez detectada en niños menores a un año.

Es por ello que se tiene la teoría de que la timidez puede tener origen en los genes heredados de los padres.

De igual forma, se cree que la timidez puede ser una conducta aprendida, o también reforzada.

Por otra parte, las malas experiencias también refuerzan la timidez.

Cuando una persona es objeto de dudas, o ha sido intimidada o humillada con frecuencia, adoptará la timidez como mecanismo de defensa.

Por último, problemas de autoestima también pueden ser la causa de la timidez.

Cuando no se tiene confianza en sí mismo, un individuo se vuelve inseguro y tímido.

Es por ello que cuando se detectan síntomas de timidez, lo mejor es buscar ayuda de un psicólogo que pueda orientar y aplicar un tratamiento adecuado.

Tratamiento para la timidez

Teniendo en cuenta tanto las causas como los síntomas de la timidez, un especialista puede diagnosticar y aplicar un tratamiento efectivo.

Existen varias formas de tratar la timidez.

Hay medicamentos para tratarla, pero deben ser indicados por un especialista, hasta terapias.

Un psicólogo puede establecer con criterio cuál es la terapia o qué tipo de tratamiento es más efectivo para cada caso.

Es por eso que en caso de padecer de timidez, no recurras a la automedicación, y tampoco niegues que tienes un problema.

Acude a un psicólogo y ponte en tratamiento, la ayuda de un psicólogo online puede ser muy apropiada.

También te invitamos a compartir este artículo con otros, de esa forma podrán tomar acción en caso de sufrir de timidez.

0Shares

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *