Salud mental en situaciones de crisis

Salud mental en situaciones de crisis
0Shares

¿Miedo, angustia, preocupación? Es natural que experimentemos estos sentimientos en este momento histórico que estamos viviendo.

Ante la gama de emociones que no son gratas, hay mucho por hacer y lo que hagamos toca orientarlo hacia el bienestar, hacia la salud, aún en un estado de crisis que puede convertirse también en una oportunidad personal, familiar y social. Lo que elijas hacer ante esta crisis será evidencia de los recursos emocionales con los que cuentas.

Quisiera hacerte algunas recomendaciones que apuntan hacia la salud mental.

Estás en casa, y en casa habitan personas, emociones y, en este caso, la crisis.

  • En casa, no está de más decirte que la mantengas limpia y desinfectada, extrema precauciones. Explora los pendientes y lo que hay por mejorar, es tu oportunidad para aprender a darte un nuevo orden y reparar lo que no volteabas a ver. Quizás el orden implicará ser consciente de tu rutina de alimentación; se consciente de cómo estás nutriendo a tu cuerpo durante la crisis, procura llevarle lo que necesita sin excesos ni carencias; igual pasa con el sueño. Al estar en casa perderemos la actividad física a la que estamos acostumbrados, es importante llevar a tu cuerpo físico a activarse, busca momentos del día para hacer algo de activación física.
  • Con las personas, promueve espacios de interacción que impliquen la creatividad y la sensibilidad. Es importante que se generen momentos de recreación y de diálogo con los otros, pero también con uno mismo para que lo que se pueda pensar con los demás se pueda poner sobre la mesa y lo individual tenga el tiempo y el espacio para ser reconocido y valorado por uno mismo. Regula tus tiempos de individualidad, se consciente de cuanto tiempo pasas en colectivo y cuanto tiempo estás pasando contigo mismo. Recurre a tus redes de apoyo desde tus posibilidades tecnológicas y virtuales.
  • Respecto a tus emociones, no olvides que las emociones tienen un trayecto que implica a todo el cuerpo, atraviesan por las sensaciones físicas hasta llegar a pensamiento para poder luego ser nombradas. Te invito a que seas consciente de cómo te estás sintiendo, de cómo está tu cuerpo, tus pensamientos y si estás pudiendo hablar sobre ello. Será natural que emerjan o aparezcan conflictos propios o con las personas con las que convives, tienes una oportunidad para aprender a resolverlos.
  • En cuanto a la crisis, es importante que te mantengas informado a través de fuentes confiables, recuerda que los expertos en el tema son quienes nos van dando la pauta desde su saber para el hacer comunitario. No compartas información catastrófica, la angustia ya está aquí y está presente en cada hogar, no necesitamos orientarla al desequilibrio mental.

Pensando en casas, personas y emociones, si te estás dando cuenta de que ante esta crisis te sientes rebasado, si tu cuerpo empieza a sentir malestar, si tus pensamientos comienzan a ser catastróficos, si tu palabra está silenciada o desbordada a través de la irritabilidad o la violencia, pide ayuda a los tuyos o a un profesional. No estás solo, generemos resiliencia ante esta crisis mundial. Habla con un psicólogo profesional y agenda una cita online aquí.

0Shares

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *