Trastorno dismórfico corporal: síntomas, causas y tratamiento

Trastorno dismórfico corporal
0Shares

Los trastornos en la salud mental pueden manifestarse en el comportamiento de las personas e incluso a través de enfermedades físicas, las cuales surgen como consecuencias directas del comportamiento de quien los padece.

Por eso creemos importante hablarte del trastorno dismórfico corporal, sus síntomas, causas y la forma de tratarlo, para que evites las graves consecuencias que podrías padecer.

Ante la aparición del trastorno, apóyate en sesiones de psicoterapia guiadas por un psicólogo, que bien puede ser un psicólogo online.

¿Qué es el trastorno dismórfico corporal?

Se trata de un trastorno mental que lleva a la persona a obsesionarse por uno o más defectos que cree percibir en su apariencia.

Es probable que el trastorno sea generado por un defecto irreal, o que se trate de uno real no perceptible, o al que los demás no prestan atención.

La persona con trastorno dismórfico corporal no puede dejar de pensar en el o los defectos, hasta el punto de sentirse avergonzada y preocupada de manera excesiva.

Es importante que puedas identificar este trastorno y tener la determinación de buscar ayuda profesional para superarlo, de lo contrario puede interferir en tus habilidades sociales y generar consecuencias físicas.

Conoce los síntomas del trastorno dismórfico corporal

Este tipo de trastorno se reconoce cuando la persona se preocupa de forma excesiva por algún defecto que ha percibido en su apariencia y que, por lo general, otros no ven o no le dan mayor atención.

Quien lo padece tiene la convicción de que el defecto en su apariencia lo hace deforme o desagradable, y cree percibir que otros también lo consideran de esa manera.

Un síntoma muy común es la creencia y sensación de que otros se burlan del defecto que creen tener.

De igual forma se presentan impulsos difíciles de controlar, que tienen que ver con la intención de esconder o corregir el defecto que aparentemente tiene la persona.

Es así como se mira con mucha frecuencia en el espejo, e incluso puede llegar a arrancarse la piel.

Algunas conductas que revelan el padecimiento del trastorno dismórfico corporal son:

  • El impulso de esconder el defecto físico con maquillaje, ropa y peinado
  • Comparar la apariencia con los demás de forma frecuente
  • Pedir opinión constantemente sobre tu apariencia para validarte
  • Tendencias perfeccionistas
  • Constante sometimiento a procedimientos estéticos, sin satisfacción
  • Esquivar situaciones sociales

A estas conductas se suma el hecho de padecer angustia o ansiedad ante las reuniones sociales, debido a la preocupación por la apariencia.

Causas y tratamiento

Aunque no hay causas definitivas, existen una serie de factores de riesgo que incrementan la posibilidad de padecer el trastorno dismórfico corporal.

Estos factores desencadenantes sirven como señal para determinar si el comportamiento de la persona indica o no la presencia del trastorno.

Uno de tales factores son los antecedentes, si tienes parientes consanguíneos que padecen trastorno obsesivo compulsivo, o el mismo trastorno dismórfico corporal, están en riesgo de sufrirlo también.

Si tiene síntomas del trastorno y resulta que también antecedentes familiares con este problema, entonces busca ayuda inmediatamente.

El perfeccionismo, que es un rasgo de personalidad, también puede producir el trastorno, al igual que las expectativas o presiones sociales de belleza.

Otros trastornos psiquiátricos, como la depresión o ansiedad, sirven como desencadenantes del trastorno dismórfico corporal.

Ante la exposición a estos riesgos, busca la evaluación de un especialista, y permite que la implementación de un tratamiento psicoterapéutico.

Para el tratamiento puedes optar por los servicios de un psicólogo en línea o tradicional, quien además de evaluarte trabajará contigo en la búsqueda de herramientas, estrategias y recursos para la superación del trastorno.


Fuentes:

  1. Trastorno Dismórfico Corporal: Descripción clínica de un desorden siempre severo. Tania Borda; Paula Sansalone; Ricardo Pérez Rivera, Revista Sinopsis, VOL 23- Num 44- Pags. 11-14
  2. http://www.infocop.es/view_article.asp?id=5752&cat=47
  3. https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=87193
0Shares

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *