¿Cómo establecer límites en el trabajo?

Límites en el trabajo

Establecer límites nos permite expresar aquello con lo que no nos sentimos cómodos. Estos nos ayudan a cuidar nuestras relaciones, tener mayor bienestar y cuidarnos a nosotros mismos. Así, podemos poner límites con nuestras familias, parejas, amistades, y también podemos tener límites en el trabajo.

¿Qué son los límites en el trabajo?

Los límites en el trabajo establecen aquello con lo que no nos sentimos cómodos en el ambiente laboral. Estos nos permiten cuidar nuestro tiempo, energía y en general, estar más satisfechos con lo que hacemos. Además, este tipo de límites nos ayuda a encontrar el balance trabajo-vida, para poder darnos tiempo de pausar, descansar, cultivar nuestras relaciones u otros intereses.

Algunos ejemplos de límites en el trabajo son:

  • Limitarte a trabajar solamente durante el horario laboral
  • Evitar ser contactado los fines de semana o en tu tiempo libre
  • Decir que no a oportunidades laborales que no van de acuerdo a tus metas
  • Limitarte a realizar las tareas que están dentro de la descripción de tu trabajo
  • Delegar las tareas cuando la carga laboral es muy alta
  • Realmente desconectarte del trabajo en tu tiempo libre
  • Saludar y despedirte como te sientas más cómodo

La importancia de establecer límites en el trabajo

El establecer este tipo de límites hace que podamos ser más eficientes, productivos, y que podamos tener una mejor experiencia en el trabajo. Si no lo hacemos, y permitimos que no se respete nuestro tiempo, ideas ni espacio, podemos tener algunas consecuencias. Entre ellas, podemos terminar sobrecargados, en riesgo de experimentar estrés crónico o burnout

Consejos para establecer límites en el trabajo

Comprende tu valor

Si no sentimos que somos suficientes por quienes somos, podemos tratar de compensarlo de distintas maneras. Una de estas es trabajar de más, para probar nuestra utilidad y sentirnos indispensables. Sin embargo, el trabajar de más constantemente, hace que nuestro cuerpo tenga que llevar un ritmo que en el largo plazo es insostenible, y nos puede llevar al agotamiento.

Asimismo, esta es una solución temporal que podemos desarrollar para sentirnos valiosos. Sin embargo, no soluciona el problema de raíz. Debemos sentirnos valiosos por quienes somos, más allá de lo que produzcamos a nivel laboral. Así también, debemos reconocer que nuestro tiempo, energía y habilidades valen.

Conoce tus límites

Para poder establecer límites en el trabajo, primero debemos conectar con cuáles son. Para hacerlo, date un momento para reconocer en qué aspectos a nivel laboral no te sientes cómodo, y quisieras que fuesen distintos. Pregúntate, qué va de acuerdo a tus valores, si hay algo que te parece injusto o invasivo, qué te permitiría hacer un mejor trabajo y qué te permitiría estar más a gusto.

Identifica tus no negociables

En un escenario ideal, podríamos reconocer y comunicar nuestros límites, y esto se cumpliría tal cual lo planteamos. Sin embargo, por lo general vamos a tener que negociarlos. Así como hay aspectos en los que nos veremos beneficiados, quizás haya aspectos en los que tendremos que ceder. Por eso es importante identificar nuestros no negociables, es decir, los aspectos en los que realmente no queremos ceder.

Comunica tus límites de manera clara

No siempre es fácil establecer límites, por lo que a veces cuando intentamos comunicarlos, lo hacemos de manera insegura, disculpándonos o minimizando su importancia. Es importante ser claros con lo que estamos buscando, de esta forma, nos vamos a dar a entender mejor y es más probable que tengamos un mejor resultado.

Recuerda que está bien tener límites, están hechos para que puedas estar mejor, y de esa forma trabajes mejor. Lo más importante es hacerlo de manera directa, sin dejar de ser empáticos y amables. Comunícate desde lo que tú observas y necesitas, sin echar culpas ni criticar. Esto evitará que la otra persona se ponga defensiva.

Sabemos que no siempre es fácil

Sabemos que aprender a establecer límites no es una tarea sencilla. Por lo general, nos enseñan a siempre decir que sí, a complacer y a no causar inconvenientes, especialmente en ambientes laborales. Por eso, puede ser incómodo tratar de expresarlos. Sin embargo, recuerda que son importantes para cuidar de ti, y que de esa forma, puedas ser un mejor colaborador.

Si consideras que te es difícil establecer límites en el trabajo, y esto te está trayendo algunas consecuencias, ir a terapia siempre es una buena opción. Un psicólogo puede ayudarte en este proceso. Te puede ayudar a comprender por qué te es difícil, en qué aspectos podrías fortalecer tus límites, y herramientas prácticas para hacerlo.

Referencias

¡Haz clic para calificar este artículo!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *