Yoga para reducir la ansiedad: 4 posturas que tienes que probar

4 posturas de yoga para reducir la ansiedad

A veces sentimos que los temores y la angustia invaden nuestra vida. En especial si tendemos a ser personas con altos niveles de ansiedad o con la ansiedad muy presente en nuestra vida. Felizmente, existen distintas herramientas que nos pueden ayudar a manejar esta ansiedad. Hoy te contaremos algunas posturas de yoga para reducir la ansiedad.  

¡Esperamos que puedas probarlas y disfrutar de sus beneficios!

Viparita Karani o postura de los pies en alto 

Pasamos casi todo el día de pie, entonces, ¿por qué no invertir esta situación de vez en cuándo? Veamos el mundo desde otro ángulo con esta interesante postura de yoga para reducir la ansiedad. Con este ejercicio nos relajamos mientras nuestros pies y piernas dejan de sentir la presión de la sangre acumulada en ellos. ¿Cómo lo hacemos? Es muy sencillo:

  • Nos echamos de espalda y elevamos las piernas estiradas  en un ángulo de 90º contra una pared.
  • Los pies pueden apuntar hacia nosotros o hacia arriba.
  • Podemos dejar los brazos extendidos a los costados del cuerpo o extenderlos por encima de la cabeza, con las palmas de las manos mirando hacia arriba.
  • Ahora, es momento de mantener la postura por lo menos entre 2 y 5 minutos, la idea es que nos enfoquemos en la respiración mientras dejamos que la sangre oxigene toda la parte superior de nuestro cuerpo.

Esta postura es excelente para que estimulemos el sistema nervioso parasimpático y la respuesta de relajación.

Ananda balasana o Postura del bebé feliz 

¿Tienes problemas de insomnio? A veces la ansiedad nos hace perder el sueño, llenándonos de un agotamiento físico y mental que empeora todo. Para contrarrestar esto te traemos esta divertida postura, que busca recrear la manera como los bebés juegan con sus pies antes de dormir. 

Esta postura nos ayuda a relajar la zona lumbar y reducir el ritmo cardíaco, lo cual nos ayuda a descansar mejor.

Es muy simple de practicar:

  • Nos tendemos de espalda y levantamos las piernas.
  • Flexionamos las rodillas hasta que podamos tomar nuestros pies con las manos.
  • Separamos las rodillas hacia los costado hasta que estén más anchas que nuestro torso y tratamos de llevarlas hacia nuestras axilas.
  • En esta posición trataremos de permanecer alrededor de un minuto. Podemos mecernos de lado a lado lentamente para darle un masaje a nuestra espalda. 

¡Importante! Debemos aclarar que, aunque el yoga es un poderoso aliado contra el insomnio y los síntomas de ansiedad, hay situaciones que exigen el diagnóstico de un especialista y un tratamiento específico. Si ese es tu caso, recuerda consultar con un psicólogo online quien te ayudará en lo que necesites.

Balasana o Postura del niño

La postura del niño se conoce comúnmente como un lugar de descanso en la práctica de yoga. Esta nos ayuda a a liberar la tensión en la espalda, el cuello y los hombros, que son áreas donde la mayoría de las personas acumulan tensión. Además, esta postura al conectar el abdomen a las piernas nos hace más conscientes de nuestra respiración lo cual disminuye los síntomas de ansiedad.

Te contamos cómo entrar en esta postura:

  • Arrodillate encima de tu mat, colchoneta o cama, y trae las rodillas hacia los costados mientras los dedos de tus pies se tocan.
  • Pega el abdomen hacia las piernas o entre ellas y estira los brazos por encima de tu cabeza o hacia las piernas, y apoya la frente en el suelo.
  • Mantén la postura todo el tiempo que necesites y enfócate en tu respiración. 

Siddhasana o postura perfecta

Esta postura es ideal para cuando necesitamos calmar nuestra mente. Se trata de una postura cómoda y que nos invita a estar presentes y darnos un tiempo para nosotros. 

¿Cómo entramos en la postura?

  • Nos sentamos con las piernas cruzadas en una postura cómoda.
  • Rotamos los hombros hacia atrás para tener la espalda recta.
  • Colocamos nuestras manos encima de las rodillas y cerramos los ojos.
  • Mantenemos la postura por lo menos 5 minutos, tratamos de enfocarnos en la respiración y cómo esta viaja por nuestro cuerpo.
  • Si nuestra atención se pierde en los pensamientos, tratamos de volver amablemente a observar la respiración, y lo repetimos cuantas veces sea necesario.

Estas posturas nos invitan a estar en nuestro cuerpo y conectarnos con él y nuestra respiración. Esta es una gran herramienta para manejar los síntomas de ansiedad y ayudarnos a estar presentes. 

Como verás, son posturas sencillas que no consumen mucho tiempo. La práctica de yoga para reducir la ansiedad es una gran herramienta que podemos aplicar en cualquier momento. Sin embargo, si sientes que tus niveles de ansiedad están muy elevados y te cuesta mucho realizar estas posturas, lo mejor es que busques ayuda de un profesional. Un psicólogo online podrá ayudarte a manejar y aceptar tu ansiedad. 

¡Déjanos en los comentarios si pudiste practicar estas posturas y si sentiste sus beneficios!

Referencias

  1. Ferreira-Vorpakig, C. & Rangé, B. (2010). Mente alerta, mente tranquila ¿Constituye el yoga una intervención terapéutica consistente para los trastornos de ansiedad? Revista Argentina de Clínica Psicológica. XIX(3), 211-220. https://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:6YBLX4x17jYJ:https://www.redalyc.org/pdf/2819/281921798002.pdf+&cd=1&hl=es-419&ct=clnk&gl=ve
¡Haz clic para calificar este artículo!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *