¿Cómo puedo aprender a aceptar la ansiedad?

¿Cómo puedo aprender a aceptar la ansiedad?

Hoy en día, los trastornos de ansiedad son cada vez más frecuentes en la sociedad en la que vivimos. ¡Nos puede pasar a todos! Existen muchas razones por las que pueden presentarse, como por ejemplo el ritmo de vida y factores genéticos. Sin embargo, algunas técnicas pueden ayudarnos a aceptar la ansiedad y así relacionarnos de manera distinta con ella.

A continuación, te presentamos 3 maneras de aceptar la ansiedad.

Aceptar la ansiedad para vivir mejor

Existen muchas pautas que te ayudarán a entender y aceptar la ansiedad. Pero debes saber que, conocer estas herramientas no reemplaza el trabajo que se puede realizar a través de un proceso terapéutico. 

Si la ansiedad que presentas te impide vivir tu vida y disfrutarla, lo mejor es que acudas donde un profesional. Un psicólogo online puede ayudarte a entender de donde viene y darte las herramientas que tu necesites.

Ahora sí, aquí te dejamos estas 3 formas para aceptar la ansiedad:

1. Entiende la ansiedad como parte de la vida

El primer paso para aceptar la ansiedad es asumir que es parte de la vida. En muchos casos, las personas que la presentan tienden a evitar situaciones que parecen más molestas.

Algo que ayudaría a aliviar la ansiedad sería no “escapar” de situaciones que te producen tensión y dolor, y sentir las emociones que se presenten. Es importante saber que ninguna emoción está mal, a pesar de lo incómoda que pueda ser. De esta forma, darás espacio a entender qué te puede enseñar la ansiedad. Recuerda que es un proceso que requiere paciencia y práctica. 

2. Aprende a controlar los pensamientos irracionales

Entre las principales características de la ansiedad, están los pensamientos negativos e irracionales.

Estos pensamientos tienen la tendencia a ser principalmente negativos, a veces incluso catastróficos. Estos pueden variar y dependerán de los miedos que tengas, algunos ejemplos podrían ser: “reprobaré el examen”, “el jefe me odia, me despedirá” o “tendré un accidente automovilístico”. 

Sabemos que no es fácil distanciarnos de lo que pensamos o entender que aquello que pensamos no es necesariamente cierto. Por eso, te dejamos 2 técnicas muy utilizadas para aprender a relacionarnos de forma distinta con los pensamientos:

  • Identificación de pensamientos recurrentes 

Los pensamientos suelen aparecer de forma automática. Si por ejemplo, tienes un pensamiento que es poco razonable o es recurrente escríbelo en un papel. Luego, para cada pensamiento negativo, debes escribir al menos dos pensamientos realistas y positivos, y tratar de leerlos tanto como sea posible, y practicar la convicción para creerlo de verdad.

También podemos generar una reflexión. Por ejemplo: Si usualmente tengo el pensamiento “no soy suficiente” o “no soy buena/o en mi trabajo” lo anoto en una hoja y me pregunto ¿en qué situaciones sí soy bueno/suficiente? ¿Qué me aporta pensar de esta forma? Si en alguna situación no supe cómo responder ¿qué puedo hacer para que esto no me vuelva a suceder? 

Contrastar nuestros pensamientos con la realidad y buscar soluciones efectivas nos ayudará a entender que ese pensamiento es solo eso, un pensamiento, y que en la realidad somos mucho más que eso. El proceso de reconocer y retar los pensamientos negativos, es un paso esencial en el manejo de la ansiedad. Esta es una habilidad aprendida que puedes practicar por tu cuenta en la vida diaria.

  • Distanciamiento de pensamientos

Otras herramientas para observar los pensamientos sin involucrarnos demasiado con ellos son:

  • Llevar un diario: poner en papel lo que pensamos genera distancia y nos ayuda a ver de manera más objetiva lo que está sucediendo en nuestra mente. 
  • Practicar la conciencia plena: Enfocarnos en nuestra respiración nos ayuda a estar presentes y disminuye la cantidad de pensamientos. Además, nos ayuda a ver cuáles son los pensamientos más presentes en nuestra mente o que más ruido hacen. 
  • Usar afirmaciones positivas: Tener frases que sean importantes para nosotros y podamos repetirnos durante el día. Por ejemplo, si tengo el pensamiento “soy inútil” una frase que me puede ayudar es “soy capaz, soy inteligente y siempre puedo aprender”. 

3. Aprende a afrontar tus miedos 

El tercer y último paso para aceptar cualquier angustia y superarla, es enfrentar cualquier cosa que te asuste. De esta forma, debes exponerte al miedo para aprender que muchas veces no es tan terrible como nuestra cabeza lo pinta.

Por ejemplo, si tu miedo está relacionado con hablar en público, puedes tratar de exponerte gradualmente. Quizás inicialmente le cuentas algo que te interesó a personas cercanas, luego tratas de compartir tu opinión en alguna clase, y así sucesivamente. Con el tiempo esto te ayudará a entender que no pasa nada.

Exponerse es parte fundamental de la aceptación de la ansiedad, pues de esta forma entenderás que eres capaz de afrontar cualquier situación que se te presente.

¡Anímate y pide ayuda a un experto!

Las tres herramientas que explicamos anteriormente nos ayudarán a aceptar la ansiedad. Sin embargo, si tus niveles de ansiedad son muy altos y es muy difícil lidiar con ellos, lo mejor es que acudas a un profesional.  Un psicólogo online está dispuesto a ayudarte y darte las herramientas que necesitas. 

Referencias

  1. Lindberg, S. (2018). 5 Ways Accepting Your Anxiety Can Make You More Powerful. Recuperado de: https://www.healthline.com/health/how-anxiety-can-make-you-more-powerful
  2. Stein, M. (2019). Thoughts Are Just Thoughts: How to Stop Worshiping Your Anxious Mind. Recuperado de: https://adaa.org/learn-from-us/from-the-experts/blog-posts/consumer/thoughts-are-just-thoughts
  3. University of Michigan. (s/f). Anxiety: Stop Negative Thoughts. Recuperado de: https://www.uofmhealth.org/health-library/uf9897
¡Haz clic para calificar este artículo!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *